Reseña: Asesinato en el Orient Express

La autora (Agatha Christie) tiene un gran talento en los enigmas, misterios y sus finales son muy sorpresivos. El asesinato del Orient Express es uno de esos libros: es muy entretenido y dinámico.

Literalmente uno comienza a leer la primera página y después no lo puede soltar, queriendo llegar al final. El desenlace me sorprendió, ni me lo esperaba y no contaré lo que pasa porque estaría dando un spoiler y no me lo perdonarían.

El personaje principal de este relato es Hércules Poirot, él es un detective privado, belga, bajito, de cabeza redonda, bigote cuidado y vestido de manera pulcra y ejemplar.

En Estambul, en una fría noche de invierno, Poirot toma el tren Orient Express con la idea de descansar en la ciudad de Turquía. Pero sus planes dieron un giro inesperado, pues a la mañana siguiente cuando se despierta se entera que un norteamericano llamado Ratcher que se encontraba en el compartimiento vecino, fue asesinado.

No hay duda que uno de los ocupantes de ese tren es el asesino. Entre ellos, se encuentran una altiva princesa rusa y una institutriz inglesa.

La misión de Hércules Poirot será descubrir quién es el culpable de este brutal crimen y no será fácil hay muchas cosas que encajarán pero otras no tendrán sentido.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *